Y no olvides ninguno de sus beneficios

Open 5 inch
SALMOS 103:2 “Alaba, alma mía, al Señor, y no olvides ninguno de sus beneficios.”

Desde afuera, gritos de alegría se filtraban en nuestra casa, y yo quise saber qué era el acontecimiento tan extraordinario que los originaba. Mire a través de las cortinas y observé a dos muchachitos que se tiraban agua en medio de un torrente que brotaba de un caño hidrante (grifo de agua para apagar incendios).
El chorro de agua me hizo pensar en las bendiciones abundantes que DIOS derrama sobre Sus hijos y en lo importante que es reconocer que “el Señor, cada día nos colma de beneficios” (Salmo 68:19).

Aunque sabemos que ÉL nos ha provisto de innumerables cosas buenas, ¿qué es lo que suele suceder cuando de improviso se nos malogra el carro, cuando las enfermedades atacan a mi familia y cuando las relaciones interpersonales amenazan con complicarse?.
La insatisfacción perturba nuestra perspectiva de las bendiciones del Señor… ¡se parecen más a gotas esporádicas que salen de un grifo que a una inundación que brota de un caño hidrante!

Quizás por esta razón, en el Salmo 103, David nos recuerda lo siguiente: “y no olvides ninguno de sus beneficios”… y seguidamente, para ayudarnos, enumera un torrente de bendiciones que DIOS tiene para Sus hijos: nos trae a la mente que “DIOS perdona todas nuestras iniquidades, que sana todas nuestras dolencias, que rescata del hoyo a nuestra vida, que nos corona de favores y misericordias, y que sacia del bien nuestra boca”.
Al igual que David, nunca deberíamos cansarnos de darle gracias a DIOS por lo que es y por lo que ha hecho por nosotros.

Dediquemos hoy un tiempo para reconocer la abundante provisión divina en vez de pasar por alto Su chorro de bendiciones. Sumar las bendiciones multiplica el gozo. C.V.C.
ORACIÓN: Tú eres más que bueno, Señor. Tu amor, Tu abundancia, Tus bendiciones, todo sobrepasa mi imaginación y expectativas, y por todo éllo te doy gracias. Te pido que siempre me ayudes a ver Tu bondad en medio de las circunstancias difíciles que puedan rodear mi vida, y quita de mi corazón toda ingratitud. Que en todo momento continúe agradecido por lo que has hecho y sigues haciendo en mi vida. En el bendito nombre de Cristo Jesús, amén.
LECTURA BIBLICA: Salmos 103:1-10
1 Alaba, alma mía, al Señor; alabe todo mi ser su santo nombre.
2 Alaba, alma mía, al Señor, y no olvides ninguno de sus beneficios.
3 Él perdona todos tus pecados y sana todas tus dolencias;
4 El rescata tu vida del sepulcro y te cubre de amor y compasión;
5 El colma de bienes tu vida y te rejuvenece como a las águilas.
6 El Señor hace justicia y defiende a todos los oprimidos.
7 Dio a conocer sus caminos a Moisés; reveló sus obras al pueblo de Israel.
8 El Señor es clemente y compasivo, lento para la ira y grande en amor.
9 No sostiene para siempre su querella ni guarda rencor eternamente.

10 No nos trata conforme a nuestros pecados ni nos paga según nuestras maldades.

Mildred Natera
Mildred Naterahttps://www.elversiculodeldia.com
Una sierva para la gloria de Dios!

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Anterior PublicaciónPalabras y acciones
Siguiente PublicaciónPensamiento Diario – Hay absolutos

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.