Soy Linaje de Cristo

Soy Linaje de Cristo

Inline image 1

Y si sois de Cristo, entonces sois descendencia de Abraham, herederos según la promesa” (Gálatas 3:29).

¿Cuántos de ustedes son de Cristo? ¡Amen!

 Entonces si somos Linajes de Cristo somos Linajes de Abrahán y si somos linajes de Abrahán tenemos las promesas de Dios a nuestras vidas. 2 Corintios 5:17). Ser de Cristo conlleva vivir una vida  nueva y libre de pecados. Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos” (Gálatas 5:24).  De modo que “Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y Justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:9).

       ¿Qué quiere decir linaje de Dios?

        Descendencia de sangre. Descendencia e hijos escogidos por Dios. “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de Aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia” (1 Pedro 2:9-10). ¡Aleluya! “Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos. Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama! Abba, Padre! Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo” (Gálatas 4:4-7).

         Para ser heredero del Señor y gozar de Sus ricas bendiciones cada día, tenemos que dar un paso de fe y ser hijos de Dios. El Apóstol Pablo nos dice con más detalles: “Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando Él se manifieste, seremos semejantes a Él, porque le veremos tal como Él es” (1 Juan 3:2).  

         Cuando leemos en Génesis la historia de Abrahán y su obediencia podemos notar que Dios le agradó la manera en que él se movió no importándole dejar su parentela y vivir por fe como nómada en el desierto. Todos tenemos muchas amistades y conocidos, pero dentro de ese grupo de amigos, siempre existirá uno que es incondicional. Dios encontró en Abrahán una aptitud sincera e incondicional, Dios descubrió en Abrahán un amigo fiel. Las cualidades de Abrahán lo colocaron con altos honores por su integridad ganándose el título como el Padre de la Fe. ¿Abrahán fue perfecto? claro que no, él cometió errores como tú y yo, pero hubo una gran diferencia en él que lo separó a ser perfecto: su fe y su obediencia a Dios.

         Cuando Dios lo llamó le dijo: “Yo soy El Sadday, camina en Mi presencia y sé perfecto. Yo establezco Mi alianza entre Nosotros Dos, y te multiplicaré sobre manera (Génesis 17). Dios le otorgó a Abrahán bendiciones sobreabundantes en la tierra y a su linaje como también lo bendijo con su Ciudadanía en los Cielos.

         Todos tenemos una ciudadanía que es la ciudadanía de la tierra como por ejemplo, yo nací en la República Dominicana por tanto soy ciudadana dominicana. Para obtener una Ciudadanía Eterna con Dios es necesario tener otro nacimiento, y ese nacimiento es el Nacimiento del Espíritu Santo de Dios en nuestros corazones.  Es por esa razón que cuando aceptamos a Dios como nuestro Salvador espiritual a nuestras vidas en espíritu y en verdad, automáticamente obtenemos Ciudadanía en los Cielos.

       “Mas nuestra Ciudadanía está en los Cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al Cuerpo de la gloria Suya, por el poder con el cual puede también sujetar a Sí mismo todas las cosas” (Filipenses 3:20-21).Recuerdas que la Ciudadanía de los Cielos debe de mantenerla como Dios manda. Si camina por el mal camino siendo hijo de Dios, pone en riesgo tu Ciudadanía Celestial.  Dios no solamente nos bendecirá con la Ciudadanía en los Cielos, Él por Su misericordia nos bendice también en la tierra. Para recibir Sus Ricas Bendiciones cada día, es necesario dar un paso de fe como lo hizo Abrahán.

         Aceptar a Jesús como tu Salvador espiritual significa las puertas abiertas para tu Ciudadanía en los Cielos y tu destino exitoso en la tierra. El Señor tiene un Plan Perfecto para tu vida y la de tu familia, dentro de Su Plan, hay bendición y no calamidad. El Señor Jesucristo es tu Capitán que te dirigirá por el camino que debes de andar, sin la guía del Señor, no podrás llegar a la Meta Final.

       Cuando tú acepta a Jesús como tu Salvador personal, y comienza a buscarlo en espíritu y en verdad con todo tu corazón diariamente; Él empezará a revelar su propósito para tu vida. Si te has decidido a buscar de Dios y de Su Palabra, repite esta oración conmigo, te aseguro que todo cambiará en tu vida. Por favor, no la repitas por repetirla, medita y ha conciencia de tus pecados y háblale al Señor con sinceridad. Él siempre te va a escuchar porque te ama con amor eterno y desea lo mejor para tu vida.

       Oremos:  Señor Jesucristo, vengo a Ti así como soy, un pecador (a), me arrepiento de todos mis pecados. Límpiame de toda maldad y renuncio a Satanás, y a todas sus mentiras. Reconozco que eres el Hijo de Dios y que moriste por mí. Señor yo me entrego a Ti por completo, entra a mi corazón, te acepto como mi Señor y Salvador. Hazme la persona que Tú quieres que yo sea, sana mi cuerpo, alma y espíritu, cúbreme con Tu preciosa Sangre, escribe mi nombre en El Libro de Vida y lléname con tu Espíritu Santo. Gracias Señor por salvarme, gracias por hacerme una criatura nueva de Dios, en el nombre de Jesucristo, Amén.

       Si decidiste convertirte en un cristiano en el día de hoy, bienvenido a la familia de Dios. Ahora, como una forma de crecer más de Dios y de Su Palabra, escudriña la Palabra, medita, léela diariamente y comparte tu experiencia con otras personas de tu nueva fe en Cristo.  Bautízate como lo ordenó Cristo. Pasa tiempo con Dios cada día, simplemente desarrolla el hábito diario de orar y leer su Palabra. Pídele a Dios que incremente tu fe y te dé comprensión de Su palabra; aplícala en tu diario vivir. Encuentra una iglesia local en la que puedas adorar a Dios. ¡Adóralo que Él vive! Él hará grandes cosas en tu vida.

      “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a Su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en Élcree, no se pierda, mas tenga Vida Eternal” (Juan 3:16).


Por: B. Flores 
www.mininisteriosdesanidad.org   

Publicador
Publicadorhttps://www.elversiculodeldia.com/
Salvo por gracia ❤ Dios es bueno y para siempre es Su misericordia!

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.