Si tú quieres

testimonio

Cuando Jesús bajó del monte, le seguía mucha gente.  En esto se le acercó un hombre enfermo de lepra, que se puso de rodillas delante de él y le dijo:

–Señor, si quieres, puedes limpiarme de mi enfermedad.  Jesús lo tocó con la mano, y dijo:

–Quiero. ¡Queda limpio!

Al momento, el leproso quedó limpio de su enfermedad. Jesús añadió:

–Mira, no se lo digas a nadie. Pero ve, preséntate al sacerdote y lleva la ofrenda ordenada por Moisés; así sabrán todos que ya estás limpio de tu enfermedad”

Mateo 8:1-4

Este enfermo vino con gran humildad a Jesús,  se arrodilló y le dijo: -“Si quieres”, lo que significa –Si es tu voluntad. Buscar el favor de Dios amerita tener humildad, sabiendo que por lo general no merecemos lo que pedimos, pues no hemos sido fieles del todo.

Qué respuesta tan amorosa la de Jesús: “-Quiero”, el corazón sencillo de aquel leproso enterneció el corazón de Jesús y el milagro fue instantáneo.

El texto bíblico continúa con una orden de Jesus. “No le digas a nadie, ve preséntate al sacerdote y lleva ofrenda según las ordenanzas de Moisés y Así sabrán que estas limpio de tu enfermedad… Acaso, ¿no sería obvio que su piel estaría limpia al ser sanado de la lepra?

Jesus lo envió a dar testimonio de sanidad y además a dar ofrenda de agradecimiento según las normas que ya estaban establecidas. Cuando usted ha recibido un milagro no debe quedarse callado, vaya y dígale a todas las personas que le rodean lo que ha recibido, lleve el testimonio a otras personas que están en la misma situación que usted estaba. Y sea agradecido, vaya a la iglesia llevando ofrenda de agradecimiento por lo que Dios le ha dado.

Probablemente Dios le sanó de una enfermedad que era incurable, o le dio algo que usted estaba esperando; pero tal vez su milagro ha sido la salvación. Si aceptó a Cristo como su salvador; pero usted se sienta en una silla, no le habla a nadie de Dios, no da muestra ni frutos de los cambios y maravillas que Dios ha realizado en su vida, entonces sepa usted no ha completado el proceso de mostrar que ha sido limpio, que ha sido cambiado.

Vengamos con actitud de humildad a pedir delante de nuestro Señor; pero cuando recibamos su respuesta, hablémosle a todos de lo que Él ha hecho en nosotros y mantengamos el testimonio de que ya hemos sido renovados en Cristo Jesus.

DECLARACION: SEÑOR, SI TU QUIERES….

Oración: Señor, postro mi corazón a ti en este día, si Tú quieres puedes sanarme, si Tú quieres puedes ayudarme, si Tú quieres puedes salvarme y cambiarme. Dame de tu Espíritu Santo para testificar de las maravillas que tú haces en mi vida, por Cristo Jesús. Amen.

-por: Mildred Natera

Mildred Natera
Mildred Naterahttps://www.elversiculodeldia.com
Una sierva para la gloria de Dios!

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Anterior PublicaciónCiudadano del cielo
Siguiente Publicación¿Te rechazan?

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.