Reflexion – Las súplicas

Reflexión – Las súplicas
Inline image 1
Ten misericordia de mí, oh Señor, porque estoy enfermo; sáname, oh Señor, porque mis huesos se estremecen. Mi alma también está muy turbada… sálvame por tu misericordia… El Señor ha oído la voz de mi lloro. El Señor ha oído mi ruego; ha recibido el Señor mi oración.

Salmo 6:2-4, 8-9

Los salmos contienen toda la gama de la oración: la queja, la súplica, la confesión, el agradecimiento, la alabanza y la adoración. La queja expresa un sufrimiento profundo; la súplica es el clamor de la fe de la persona que sufre. David, autor de numerosos salmos, pasó por el sufrimiento, la humillación, el abandono e incluso la traición. También sintió el dolor por haber pecado. No obstante, el sentimiento profundo de la gracia divina le permitió atravesar esos momentos de sufrimiento y abatimiento sin caer en la desesperación. Su oración era la súplica de la fe que puede decir: “¿Hasta cuándo?” (Salmo 6:3), porque sabía que Dios intervendría.

Amigos cristianos, ¿clamamos a Dios? ¿Perseveramos en la oración cuando todo va bien, a fin de tener reserva de fuerzas espirituales para cuando vengan los días difíciles? Y cuando todo parezca sin salida, seamos conscientes de que Dios oye el clamor, el suspiro del que espera en él (Salmo 38:9). Perseveremos en la oración y así podremos decir: el Señor oyó mi oración.

Podemos pasar por momentos de vergüenza y sufrimiento debido a nuestro mal comportamiento, y nos preguntamos: ¿Cómo puedo orar a ese Dios a quien tanto ofendí? Confiemos en su misericordia. El rey David dijo: “Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad. Dije: Confesaré mis transgresiones al Señor; y tú perdonaste la maldad de mi pecado. Por esto orará a ti todo santo” (Salmo 32:5-6).


Por: La Buena Semilla

Publicador
Publicadorhttps://www.elversiculodeldia.com/
Salvo por gracia ❤ Dios es bueno y para siempre es Su misericordia!

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Anterior PublicaciónEl camino entre nuestro corazón y Dios
Siguiente PublicaciónLas marcas de la silla

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.