Thu, 25 February 2021

PúlpitoEvangélico – VENCIENDO EL PECADO

Venciendo el pecado

Pastor Jorge L. Cintrón

 

¡Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte?” Romanos 7:24

 

Siempre me sobrecoge, de forma un tanto desgarradora, lo que le escribió el apóstol Pablo a los romanos: “¡Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte?” (Romanos 7:24) Esa expresión es, para mí, el desarrollo de una lucha interior del apóstol que unas líneas antes él describe así: “Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros”. (Romanos 7:22,23) Mas al mirar la siguiente línea de esa carta un remanso de paz inunda mi corazón: “Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro”. (Romanos 7:25)

 

Un gozo llena mi corazón cuando el Espíritu de Dios trae a mi espíritu la expresión juanina “si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.” (1 Juan 1:7)

 

Pablo después de expresar “¡Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte?” en el siguiente capítulo escribe: Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu”. (Romanos 8:1)

 

La solución al pecado es reconocer públicamente a Jesucristo como Salvador personal y convertirlo en Señor de la vida de uno y andar conforme a la guianza del Espíritu Santo.

 

Mas la gracia de Dios es tan maravillosa  que aún cuando fallemos en vivir guiados por el Espíritu Santo hay esperanza.

 

Juan escribió en su primera carta: “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.” (1Juan 1:9) Y luego añadió: “Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. Y él es la propiciación por nuestros pecados” (1Juan 2:1,2)

 

El Rev. Francisco F. Colón Brunet; mi pastor de toda la vida, hoy morando con el Señor; enseñaba la siguiente ilustración para explicar cómo era la vida cristiana.

 

La vida cristina es como una escalera. Tiene su base en la tierra y su extremo superior llega al cielo. Cuando una persona hace su pública profesión de fe se sube a la escalera. De ahí en adelante comenzara a subir peldaño por peldaño hasta llegar al cielo. Debe tener cuidado al ir subiendo por la escalera porque ciertamente dará algunos traspiés y descenderá varios escalones. Lo importante es que nunca se caiga de la escalera. Lo importante es que cuando descienda unos escalones se sostenga firmemente y comience a subir por la escalera nuevamente.

 

El pecado en muchas ocasiones golpea  al creyente aunque este tiene la capacidad de guiado por el Espíritu Santo vencerlo. El creyente no puede jugar con el pecado.

Dios el hombre y el pecado:

 

El hombre llama al pecado un accidente; Dios lo llama abominación.

El hombre llama al pecado una falla; Dios lo llama ceguera.

El hombre al pecado una ocasión; Dios lo llama una preferencia.

El hombre llama al pecado un defecto; Dios lo llama una infección.

El hombre llama al pecado un error; Dios lo llama enemistad.

El hombre llama al pecado fascinación; Dios lo llama fatalidad.

El hombre llama al pecado debilidad; Dios lo llama iniquidad.

El hombre llama lujo al pecado; Dios sabe que ess lepra.

El hombre llama al pecado libertad; Dios lo llama libertinaje.

El hombre llama bagatela al pecado; Dios lo llama tragedia.

 

Estrategias para vencer el pecado

 

Primero; Conocer que conductas son pecado

 

A través de La Biblia se puede encontrar varios ejemplos de conductas de pecado. No quiero hacer un catálogo de pecados, pero para uno poder vencer al pecado tiene que poder identificar algunas de esas conductas.

 

Conductas de pecado: 1)adulterio, 2)homosexualismo, 3)avaricia, 4)borracheras, 5)celos, 6)envidia, 7)estafa, 8)fornicación, 9)hechicerías, 10)herejías, 11)homicidio, 12)idolatría. 13)impiedad, 14)incredulidad, 15)injusticia, 16)inmundicia,17) la ira, 18)irreverencia, 19)hurto, 20)lascivia, 21)los que maldicen, 22) mentira, 23) las orgías, 24)perjurio

 

Señala también La Biblia en adición a las anteriores como conducta de pecado: cosas semejantes a estas; y cuanto se oponga a la sana doctrina.

 

Segundo; Alejarse de donde hay pecado.

 

Pablo le recomienda a Timoteo: “22 Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor. 2 Timoteo 2:22

Renovar la mente, Romanos 12:2 “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”.

 

Tercero; No dejar de congregar con los hermanos en la fe.

 

“Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca. (Hebreos 10:23-25)

 

Cuarto; Depender de Dios para vencer la tentación.

 

“Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga. No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.” (1 Corintios 10:12,13)

 

Hoy por hoy somos llamados en una sociedad que cada día se aparta más de Dios a vencer el pecado.

 

La solución al pecado es reconocer públicamente a Jesucristo como Salvador personal y convertirlo en Señor de la vida de uno y andar conforme a la guianza del Espíritu Santo.

 

El apóstol Pablo tuvo un encuentro verdadero con el Jesús glorificado en el camino de Damasco y su vida fue una guiada por el Espíritu Santo. Vivió la lucha de ser fiel a su Salvador por eso exclamó: “¡Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte?” Él descubrió la respuesta a su clamor y a su pregunta: “Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro.”

La sociedad cada día nos empuja más y más a que nos alejemos de los principios cristianos.

 

El autor de la carta a los Hebreos escribió: “Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios”. (Hebreos 10:26,27)

 

(Venciendo el pecado, mensaje que será predicado el domingo 21 de febrero de 2021 a las 9:30am en el Pabellón de Oración de la Primera Iglesia Bautista de Cayey (Transmisión a través de FACEBOOK LIVE en la página de Jorge L Cintron))

Jorge Cintron
Jorge Cintronhttps://www.elversiculodeldia.com
Pastor en Primera Iglesia Bautista de Cayey, Puerto Rico

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Ayúdanos a compartir Su Palabra...

Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. Marcos 16:15

YOUTUBE

FACEBOOK

INSTAGRAM

TWITTER

PINTEREST

VIMEO

EMAIL (Suscripción)

Recibelo diario.

WHATSAPP #1

Recibelo diario.

WHATSAPP #2

Recibelo diario.

WHATSAPP #3

Recibelo diario.

TELEGRAM

Recibelo diario.

TIKTOK

Recibelo diario.

CREAR POSTAL

Crea hermosa postal
Con tu versiculo favorito!

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.