Púlpito Evangélico UNA FAMILIA SUJETA AL ESPÍRITU

- Advertisement -

Una familia sujeta al Espíritu

Pastor, Jorge L. Cintrón Calzada

 

Mensaje para ser predicado en el Pabellón de Oración de la Primera Iglesia Bautista de Cayey, Puerto Rico el

16 de junio de 2024, 10:15am

 

Texto Bíblico: Efesios 5:21

 

 Someteos unos a otros en el temor de Dios.

 

Una familia sujeta al Espíritu

 

Hace muchos siglos atrás vivió un hombre que se enfrentó a varios problemas familiares. Problemas con sus hijos. Sus siete (7) hijos y sus tres (3) hijas hacían, aparentemente, banquetes donde comían y bebían por varios días. Problemas con su esposa. Su mujer en medio de una crisis personal que tenía le enfrentó y le dijo que debía morirse.

 

Muy probablemente este hombre que vivió siglos atrás, si hubiese vivido en nuestro tiempo, habría terminado divorciado y con serios problemas en sus relaciones paterno-filiales. La Biblia dice sobre este hombre: “En todo esto no pecó Job, ni atribuyó despropósito alguno”. (Job 1:22)

 

Ante la problemática familiar de la conducta de sus hijos e hijas La Biblia señala como respondía Job. “Y acontecía que habiendo pasado en turno los días del convite, Job enviaba y los santificaba, y se levantaba de mañana y ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos.” (Job 1:5)

 

Ante la confrontación que le hace su esposa Job respondió diciendo: “Como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas, has hablado.” ¡Cuidado! No está diciendo que su mujer es una mujer fatua. Probablemente Job está sorprendido porque su mujer le ha hablado de una forma que él no la acostumbraba a oír hablar, por eso le dice has hablado como cualquiera de las mujeres fatuas. Inmediatamente le dice: “¿Qué? ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos?” A renglón seguido dice el autor del libro: “En todo esto no pecó Job con sus labios”. Es prudente señalar, para nosotros hombre de una época Postmodernista, que esta crisis matrimonial no terminó con la disolución de ese matrimonio. Casi al final del libro se señala que Job fue bendecido con nuevos hijos e hijas. Nada dice de su mujer. Lo que me lleva a afirmar que esos nuevos hijos fueron procreados con su mujer; aquella que no era fatua, pero que en medio de la crisis habló como cualquiera de las mujeres fatuas.

 

¿Cómo pudo Job haber actuado así en medio de sus crisis familiares? Job se comporta en el libro como un hombre espiritual, aunque hay veces que sus palabras son unas de confrontación con Dios. Hay personas que piensan que ser espirituales es tener una teología que afirma que somos marionetas en las manos de Dios; para ser movidos por unos hilos a su antojo. Dios nos ha dado libre albedrío. Ese libre albedrío nos puede llevar a confrontar a Dios, expresado en otra forma, ese libre albedrío nos lleva a dialogar con Dios. Abraham dialogó con Dios sobre la destrucción de Sodoma y Gomorra. El diálogo fue así; si hubiese cincuenta (50) justos la destruirás y Dios respondió no las destruiré. Abraham continuó hasta llegar a si hubiese diez (10) justos y Dios se comprometió a no destruirlas. Al final Dios las destruyó, pero salvó a Lot y a sus dos (2) hijas.

 

El libro de Job presenta evidencia de su espiritualidad. Dios dice en dos ocasiones sobre Job; “No hay otro como Job en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal” (Job 1:8, 2:3) Job hace una extraordinaria afirmación espiritual: (Job 19:23-27)

 

“¡Quién diese ahora que mis palabras fuesen escritas!

¡Quién diese que se escribiesen en un libro;

Que con cincel de hierro y con plomo

Fuesen esculpidas en piedra para siempre!

Yo sé que mi Redentor vive,

Y al fin se levantará sobre el polvo;

Y después de deshecha esta mi piel,

En mi carne he de ver a Dios;

Al cual veré por mí mismo,

Y mis ojos lo verán, y no otro,

Aunque mi corazón desfallece dentro de mí.”

 

Casi al final del libro hay otra afirmación excelente de parte de Job (Job 42:5,6)

 

“De oídas te había oído;

Mas ahora mis ojos te ven.

Por tanto me aborrezco,

Y me arrepiento en polvo y ceniza.”

A través del libro de Job aparecen tres amigos: Elifaz, Bildad, Zofar. Ellos van a tratar de explicar, aunque no lo van a lograr, porque esta sufriendo Job. Las explicaciones de Elifaz van a ser producto de sus experiencias. Las explicaciones de Bildad son producto de la tradición. Las de Zofar son producto de su propio razonamiento. Job no guió sus actuaciones en medio de sus crisis familiares por sus experiencias, lo que decía la tradición o como su razonamiento le indicaba su razonamiento. Actuó como un hombre espiritual.

 

Pablo hace cuatro (4) indicaciones para la familia al escribir su carta a la iglesia de Éfeso. Primera indicación: las casadas estén sujetas a sus propios maridos. Segunda indicación: maridos amad a vuestras mujeres. Tercera indicación: Hijos obedeced a vuestros padres Cuarta indicación: Padres no provoquéis a ira a vuestros hijos.

 

Estas indicaciones en una época Postodmernista pueden resultar bastante chocantes. Especialmente la primera y última recomendación: las casadas estén sujetas a sus propios maridos; Padres no provoquéis a ira a vuestros hijos.

 

Siempre que hacía un acercamiento a las indicaciones que hace La Biblia sobre la relación esposo-esposa me sentía un poco incómodo. Notaba que Pablo en Efesios y Colosenses; Pedro en su primera carta hacían una recomendación básica: casadas sujétense, maridos amad. Sé que a la mujer en la época Postmodernista esa  indicación de sujetarse al marido no le suena muy agradable.

 

Mi incomodidad no estribaba en que la mujer se sujetará al marido, sino que se le indicaba al marido que debía amar a su mujer, pero a la mujer no se le indicaba que debía amar a su marido. Un día estudiando este tema de las relaciones esposo-esposa fui a la carta de Tito y al leer un verso una sonrisa se dibujó en mi rostro: “Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras, no esclavas del vino, maestras del bien; que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos” (Tito 2:3,4) Los maridos también deben ser amados por las casadas, pero algo más los hijos también deben ser amados.

 

Las indicaciones de Pablo –sujeción de las casadas, maridos amad, hijos obedeced, padres no provoquéis- están explicadas. Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor. Maridos amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia. Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres. Padres no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.

 

Las indicaciones para los miembros de la familia cristiana: casadas, maridos, padres e hijos se resumen en una sola. “Someteos unos a otros en el temor de Dios”. Es por eso por lo que esta sección de la carta a los Efesios comienza con esa expresión: “Someteos unos a otros en el temor de Dios”. ¡Casada sométete! ¡Marido sométete! ¡Hijo sométete! ¡Padre sométete!

 

La relación casada-marido, no es una relación de dominio. Es una de sujeción en el temor de Dios. La relación padre-hijo no es una relación de dominio. Es una relación de sujeción en el temor de Dios.

 

Es interesante hacer notar que estas indicaciones sobre la familia en la carta a los Efesios están antecedidas por unos hermosos versos; “Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor. No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu, hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.” (Efesios 5:15-18)

 

Seamos llenos del Espíritu de Dios en nuestras familias.

 

Job actuó como un hombre espiritual en medio de sus crisis familiares. Estas crisis se dieron en medio de crisis económicas y de salud. Algunos de los versos finales del libro de Job son: “Y bendijo Jehová el postrer estado de Job más que el primero. ….. Después de esto vivió Job ciento cuarenta años, y vio a sus hijos, y a los hijos de sus hijos, hasta la cuarta generación. Y murió Job viejo y lleno de días.”  (Job 42:12a,16,17)

 

¡Que así sean tus días! ¡Dios bendiga a tu familia!

Jorge Cintron
Jorge Cintronhttps://www.elversiculodeldia.com
Pastor en Primera Iglesia Bautista de Cayey, Puerto Rico

Libro Recomendado:

Un año con mi amigo fiel y verdadero: Jesús
365 días con la Palabra de Dios.

Un año con mi amigo fiel y verdadero: Jesús

es un libro devocional de lectura fácil que ofrece una lectura diaria de un versículo bíblico, acompañado de una breve reflexión y una oración que te inspirará a conectarte con Dios.

Este devocional diario es perfecto para aquellos que desean cultivar una relación más profunda con Dios a través de la lectura regular de la palabra de Dios y la oración.

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Ayúdanos a compartir Su Palabra...

Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. Marcos 16:15

WHATSAPP

Recibelo diario.

FACEBOOK

INSTAGRAM

TWITTER

YOUTUBE

PINTEREST

VIMEO

EMAIL (Suscripción)

Recibelo diario.

TELEGRAM

Recibelo diario.

TIKTOK

Recibelo diario.

CREAR POSTAL

Crea hermosa postal
Con tu versiculo favorito!

Dios nunca nos dejara ni desamparara, pero fácilmente nos alejamos de Dios. Recibe versiculos biblicos de la palabras de Dios y acercarte a Él. Te invitamos a unirse a nuestra confraternidad.