Púlpito Evangélico – LUCHANDO CONTRA EL ADVERSARIO

LUCHANDO CONTRA EL ADVERSARIO

Pastor Jorge L. Cintrón

 

Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

Hebreos 4:15,16

 

Apocalipsis 12:1–5 presenta una visión extraordinaria que capta la atención del que lee ese libro

 

“Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas. Y estando encinta, clamaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento. También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas; y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese. Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono.”

 

Esta visión apocalíptica ha sido vista desde varias perspectivas asignándole a sus detalles diversas interpretaciones. Prácticamente todas estas interpretaciones señalan que el niño que nace de la mujer es el Mesías. Es Jesús. Muchos entienden que el dragón escarlata que está dispuesto a devorar al niño que nace de la mujer es Satanás. Aunque hay grandes divergencias en la interpretación de las otras figuras de la visión está claro que la misma presenta de forma simbólica la lucha entre Satanás y Dios. Además está claro que Dios siempre derrotará a Satanás.

 

A través del Nuevo Testamento se puede ver como Satanás trató de derrotar a Jesús.

 

Cuando Jesús nació Satanás trato de derrotar mandando a matar a todos los niños de dos (2) años o menos que habías nacido para aquel tiempo.

 

Al Jesús estar en el desierto trató de derrotar presentándole tres (3) tentaciones.

 

Pedro, fue utilizado por Satanás para tratar de evitar que Jesús enfrentara La Cruz.

 

Estando en La Cruz uno de los que era crucificado trató de que Jesús descendiera de ella.

.

Muerto Jesús en La Cruz, Satanás creyó que lo había derrotado.

 

Pablo escribiéndole a la Iglesia en Corinto señala:

 

Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos; primicias de los que durmieron es hecho. Porque por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos.” (1 Corintios 15:20–21)

 

He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria. ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley. Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.” (1 Corintios 15:20–21)

 

El autor de Hebreos señala: “Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.” (Hebreos 4:15,16)

 

Pedro advierte, en su primera carta, a la iglesia: “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar”

 

¿Cómo una persona puede derrotar a Satanás?

 

Primeramente reconociendo a Jesús públicamente como su Salvador personal. Pero hay algo más. El Rev. Francisco F. Colón Brunet enseñaba lo siguiente: La vida cristina es como una escalera. Tiene su base en la tierra y su extremo superior llega al cielo. Cuando una persona hace su pública profesión de fe se sube a la escalera. De ahí en adelante comenzara a subir peldaño por peldaño hasta llegar al cielo. Debe tener cuidado al ir subiendo por la escalera porque ciertamente dará algunos traspiés y descenderá varios escalones. Lo importante es que nunca se caiga de la escalera. Lo importante es que cuando descienda unos escalones se sostenga firmemente y comience a subir por la escalera nuevamente.

 

Segundo, es necesario vivir en confesión delante de Dios. “Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo. Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos.” (1 Juan 2:1–3)

 

Tercero, hay veces que para poder lidiar con algunas conductas de pecado se necesita ayuda. No sabemos lo que aconteció finalmente con Simón, aquel que había practicado la magia en Samaria. Él creyó, se bautizó y andaba con Felipe. Probablemente atado por las estrategias de la magia intentó comprar el don de la imposición de manos para recibir el Espíritu Santo.

 

¿Qué señala La Biblia sobre como liberarse de esa conducta?

 

Pedro y Juan le dijeron a Simón: “Arrepiéntete, pues, de esta tu maldad, y ruega a Dios, si quizá te sea perdonado el pensamiento de tu corazón;  porque en hiel de amargura y en prisión de maldad veo que estás” (Hechos 8:22,23) La respuesta de Simón fue: “Rogad vosotros por mí al Señor, para que nada de esto que habéis dicho venga sobre mí.” (Hechos 8:22,23)

 

El autor de Hebreos hace una extraordinaria afirmación: “Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.” (Hebreos 4:15,16)

 

Luego de Juan en el Apocalipsis compartir la visión de la mujer y el dragón, que presenta de forma simbólica la lucha entre Satanás y Dios, señala que oyó una voz del Cielo diciendo: “Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche.Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte. Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos.” (Apocalipsis 12:10–12)

 

Satanás no pudo vencerá Jesús. El Adversario nunca podrá vencer a aquellos que verdaderamente hemos creído y confesado públicamente a Jesucristo como Salvador y Señor.

{CAPTION}

Jorge Cintronhttps://www.elversiculodeldia.com
Pastor en Primera Iglesia Bautista de Cayey, Puerto Rico

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Ayúdanos a compartir Su Palabra...

Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. Marcos 16:15

YOUTUBE

FACEBOOK

INSTAGRAM

TWITTER

PINTEREST

VIMEO

EMAIL (Suscripción)

Recibelo diario.

WHATSAPP #1

Recibelo diario.

WHATSAPP #2

Recibelo diario.

WHATSAPP #3

Recibelo diario.

TELEGRAM

Recibelo diario.

TIKTOK

Recibelo diario.

CREAR POSTAL

Crea hermosa postal
Con tu versiculo favorito!

Más 130,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing