Púlpito Evangélico – ENSEÑANOS A CONTAR NUESTROS DÍAS

ENSEÑANOS A CONTAR NUESTROS DÍAS

Pastor, Jorge L. Cintrón

 

Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría.

Salmo 90:12

 

La noche de la despedida del año, 31 de diciembre, está enmarcada en la mente popular de nuestro país con muchas tradiciones.

 

Las doce uvas. Tan pronto el reloj marca la llegada del primer día del año, cada persona debe comer una uva por cada campanada. La idea es que cada una representa un mes y consumirlas atrae la buena fortuna, según dicta la tradición.

 

Ropa interior nueva. El usar estas prendas sin estrenar para recibir el nuevo año atrae la buena suerte, el amor y la felicidad.

 

Prender velas. Esta tradición apunta a que se deben prender velas a las 12:00 de la medianoche para atraer diversas bendiciones y se deben dejar consumir por sí solas. Indica la tradición que encender velas amarillas atraen prosperidad. Las rojas dan suerte en el amor. Las blancas son para mejorar la espiritualidad. Las verdes para mejorar la salud física y mental. Las anaranjadas para tener sabiduría e inteligencia.

 

Quemar un muñeco. Se utiliza para deshacerse del recuerdo de personas que le han hecho daño uno. Se debe crear un muñeco con trapos viejos o escribir en un papel una lista de las cosas que se quiere dejar atrás y prenderle fuego para que se consuman y no le vuelvan a molestar.

 

Limpiar la casa completamente. Siempre tirando la basura hacia afuera para despejar las malas vibras. También es buen momento para vaciar gavetas y botar lo que no se necesita para que el nuevo año esté menos cargado de cosas que le atrasen en su evolución y fluir en la vida.

 

Un pesito en el zapato. Algunos piensan que es una forma de atraer la buena fortuna económica el poner un billete dentro de los zapatos que se vayan a usar para despedir el año.

 

La maleta. Hay varias versiones de lo que se puede hacer para atraer viajes al exterior. Hay quien pone una maleta en la entrada de la casa y allí la deja. Otras personas esperan a las 12:00 para caminar por el vecindario con ella, lo que enviaría un mensaje al universo de su deseo de que se concreten esos planes de viajar.

 

Lanzar agua. Se toma un envase con un poco agua y cuando dan las 12 se sale al patio y se lanzan hacia atrás por encima de uno de sus hombros. Esto representa una limpieza sencilla de todo lo malo que se debe ir y quedar en el pasado.

 

Todas estas tradiciones están enmarcadas o tienen tendencias mágicas que el que ha creído en Jesucristo tiene que rechazar.

 

Al yo llegar a pastorear una iglesia y acercarse la Noche de Despedida de Año los líderes me dijeron: Pastor el 31 de diciembre vienen muchas personas porque hasta gente de la comunidad despide el año en nuestro templo. Preparé un culto que debía empezar a las 8:00pm y finalizar a las 2100am con una gran cadena de oración. Llegó la noche del 31 de diciembre y yo muy entusiasmado estaba preparado para recibir una gran congregación. A las 8:00pm comencé el culto y había en el templo poquitísimas personas. Pensé que llegarían después. A las 11:00pm todavía había poquitísimas personas. Me encontraba desilusionado y cansado. No sabía cómo había podido dirigir aquel culto que tenía tantos elementos en los cuales debían participar varios  asistentes. A las 11:45pm algo paso. Comenzaron a llegar personas de todas partes. A las 11:55pm cuando fuimos a hacer la cadena de oración final la gente no cabía. Logramos hacer la cadena y comenzamos a orar. A las 12:00am estábamos orando juntos. Finalicé la oración con un Amén e inmediatamente la gente desapareció. Me quedé solo con mi familia cerrando el templo. Si, iban muchas personas el 31 de diciembre, pero solamente era para que cuando dieran las doce estar en el templo.

 

Hay tradiciones que están enmarcadas o tienen tendencias mágicas. A veces me pregunto si nosotros también; los que rechazamos esas tradiciones; no tenemos también tradiciones religiosas con un ribete de magia.

 

Moisés, probablemente al estar cerca de que el pueblo entre a tomar posesión de la Tierra Prometida hace una oración a Jehová y en ella dice Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría.(Salmo 90 12) El encabezamiento de este Salmo dice: “Oración de Moisés, varón de Dios”.

 

Nos encontramos en el umbral de un Nuevo Año y desde este año que está por venir solemos mirar los próximos 365 días.

 

Se señala que si una persona corta cuidadosamente un pedazo de cristal claro en trescientos sesenta y cinco  (365) pedazos y toma uno de esos pedazos y lo coloca frente a sus ojos podrá ver muy bien a través de él. Mas si coloca los trescientos sesenta y cinco  (365) pedazos y trata de mirar a través de ellos no podrá ver nadad.

Al mirar desde aquí el año que próximamente va a comenzar no sabemos que acontecerá en él.

 

El salmista escribió: “En tu mano están mis tiempos.” (Salmo 31:15)

 

Muchos ponen en duda que el Salmo 90 haya sido escrito por Moisés. Se le atribuye a Moisés porque parece ser que el salmista conocía algún trozo de un escrito de Moisés que lo inspiró al escribir el salmo.

 

El Salmo presenta a un Dios que está airado con su pueblo. La ira de Dios en el contexto de este Salmo trae a la memoria que el pueblo de Israel estuvo muy cerca de entrar a la Tierra Prometida casi inmediatamente que salió de Egipto. Moisés envío a doce (12) líderes de Israel a explorar la Tierra Prometida. Vinieron contando de lo bella y fértil que era la tierra. Pero diez (10) de ellos dijeron que no podrían conquistar y poseer la tierra porque estaba habitada por gigantes. Josué y Acab dijeron es cierto pero podemos conquistar la tierra. El pueblo se atemorizó. Dios se airó contra ellos y los tuvo peregrinando por el desierto por cuarenta (40) años hasta que todo varón de guerra de veinte (20) años o más pereciera.

 

El temor hace que en muchas ocasiones las bendiciones que Dios tiene para el creyente se retrasen.

 

Parece ser que Moisés viendo a la distancia la Tierra Prometida, sabiendo que él no va a entrar en ella, y recordando lo que ha sido el peregrinar por el desierto expresa lo que inspiró al salmista.

 

¿Quién conoce el poder de tu ira,

Y tu indignación según que debes ser temido?

Enséñanos de tal modo a contar nuestros días,

Que traigamos al corazón sabiduría.

Vuélvete, oh Jehová; ¿hasta cuándo?

Y aplácate para con tus siervos.

De mañana sácianos de tu misericordia,

Y cantaremos y nos alegraremos todos nuestros días.

Alégranos conforme a los días que nos afligiste,

Y los años en que vimos el mal.

Aparezca en tus siervos tu obra,

Y tu gloria sobre sus hijos.

Sea la luz de Jehová nuestro Dios sobre nosotros,

Y la obra de nuestras manos confirma sobre nosotros;

Sí, la obra de nuestras manos confirma. (Salmo 90:11–17)

 

Sería prudente al mirar el Nuevo Año formular una pregunta: ¿cómo llevar sabiduría a nuestra vida durante ese Nuevo Año? Reconociendo la soberanía de Dios. Buscando la dirección de Dios antes de actuar. Aplicando los principios de su Palabra, La Biblia, en cada área de la vida. Aprendiendo de los aciertos y de los errores del pasado. Rodeándonos de gente sabias.

 

Se acerca un Nuevo Año. Pidámosle a Dios que nos enseñe a contar nuestros días de forma tal que traigamos al corazón sabiduría

{CAPTION}

Jorge Cintronhttps://www.elversiculodeldia.com
Pastor en Primera Iglesia Bautista de Cayey, Puerto Rico

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Ayúdanos a compartir Su Palabra...

Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. Marcos 16:15

YOUTUBE

FACEBOOK

INSTAGRAM

TWITTER

PINTEREST

VIMEO

EMAIL (Suscripción)

Recibelo diario.

WHATSAPP #1

Recibelo diario.

WHATSAPP #2

Recibelo diario.

WHATSAPP #3

Recibelo diario.

TELEGRAM

Recibelo diario.

TIKTOK

Recibelo diario.

CREAR POSTAL

Crea hermosa postal
Con tu versiculo favorito!

Más 130,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing