Nuestro Cristianismo debe ser con compromiso

Editado, publicado y presentado por Evelyn Calcaño

 “Respondió Jesús y les dijo: De cierto, de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis”. Juan 6:26

La diferencia entre la multitud que seguía a Jesús y los discípulos que el escogió para su ministerio era básicamente la motivación que tenia cada uno para estar cerca de Él. Los que le seguían, iban en busca de resolver su necesidad del momento o para encontrar oportunidad de solicitar su ayuda. En cambio, los discípulos estaban siempre con Jesús, es decir que caminaban, comían y recibían instrucción y enseñanza de Él. “Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos”. Mateo 16:16-17

La Palabra de Dios no registra si algún discípulo tuvo algún tipo de problemas o necesidad en la que Jesús tuviera que intervenir, por el contrario, ellos se convirtieron en instrumentos para servir a otros. En contraposición a esto, quienes seguían a Jesús eran los que necesitaban la intervención de Él (enfermos, cojos, ciegos y paralíticos que buscaban seguirle para obtener un milagro). “Y se le acercó mucha gente que traía consigo a cojos, ciegos, mudos, mancos, y otros muchos enfermos; y los pusieron a los pies de Jesús, y los sanó; de manera que la multitud se maravillaba, viendo a los mudos hablar, a los mancos sanados, a los cojos andar, y a los ciegos ver; y glorificaban al Dios de Israel”. Mateo 15:30-31 Cuando asumimos la posición de un simple seguidor estaremos corriendo detrás de los milagros y el mover de las aguas, pero cuando pasamos a la posición de discípulo ya no importa si las necesidades son cubiertas o no, porque nuestra fe no depende de esas cosas. Más bien nos interesamos en buscar primeramente las cosas del Reino para ir en pos de quienes necesitan nuestra ayuda. “Mas buscad primero el Reino de Dios y su Justicia, y las demás cosas les serán añadidas”. Mateo 6:33

Este estado religioso es vano y para nada aprovecha, pero actualmente es la manera más cómoda de atraer a otros hacia un evangelio aguado y sin sustancia que se vende como religión y hace que las iglesias se llenen de seguidores pasivos que solo buscan respuesta a sus necesidades personales y familiares, y que por mantenerse en una posición religiosa de confort nunca llegan a asumir ningún compromiso. Los seguidores atraen a otros seguidores que nunca dan el paso para convertirse en verdaderos discípulos ni ayudan a otros en el proceso, ignorando la instrucción de Jesús cuando dijo:  “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado”. Mateo 28:19. Siempre será más lindo ver todo desde afuera pero el gran problema mis amigos es que involucrarse implica compromiso y determinación. Pensar que visitar una iglesia, aportar para la obra y asistir a conciertos y retiros espirituales nos convierte en discípulos de Cristo, es una idea totalmente desvirtuada de la realidad.. “Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame”. Mateo 16:24

 La fábula de un cristianismo sin compromiso y que no produce transformación en la vida de la gente está ganando cada día más adeptos, atrapando y estancando a millones en la religiosidad, cuando en la práctica sabemos que no podremos llegar a ser verdaderos discípulos si no establecemos una relación de intimidad con Jesús. El nunca prometió una vida sin problemas, pero si preferimos mantenernos en la posición de seguidor es una decisión personal que cada quien debe tomar. Él dijo: “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo”. Juan 16:33

 

“Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él. Dijo entonces Jesús a los doce: ¿Quieren irse acaso ustedes también? Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos si solo Tú tienes palabras de vida eterna”

Juan 6:66-68

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.