La clave es reconocer nuestros errores

Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad. Dije: Confesaré mis transgresiones al Señor; y tú perdonaste la maldad de mi pecado.
Salmo 32:5

Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.
1 Juan 1:9

Todo el mundo está de acuerdo en que perdonar es algo bueno. A veces oímos esta corta frase: «¡Pero hay que perdonar!». Cosa que a menudo es muy difícil. Sin embargo, quizá sea más difícil todavía admitir que uno mismo necesita ser perdonado. Somos muy lentos en reconocer nuestros errores hacia los demás, como también nuestra culpabilidad ante Dios.

Cristianos, sabemos que Dios perdonó nuestros pecados gracias a la muerte de Cristo. No dudemos, pues, en reconocer nuestros errores y confesarlos al Señor mediante una oración sincera. Debemos confesarle todo; no debe haber ninguna nube entre Dios y nosotros. Mediante la confesión, la paz reemplaza a la amargura y al remordimiento. ¡No tardemos en acercarnos a Dios con confianza cuando actuamos mal!

Tenemos la tendencia a probar otros medios antes de hacer una confesión sincera. Nos dedicamos a leer mejor la Biblia, asistimos más regularmente a las reuniones cristianas y oramos más. Eso está bien, es útil, sin embargo no es suficiente. Dios desea que le confesemos nuestras faltas, y también a aquellos a quienes hayamos hecho daño.

Dios quiere que tengamos la verdad en nuestro corazón. Si una falta nos aleja de él, él no nos abandona, sino que nos interpela; quiere llevarnos a comprender en qué actuamos mal y a confesárselo. Una verdadera confesión desbarata los ardides de Satanás; honra al Señor, libera nuestra conciencia y nos devuelve el gozo.

Job 13-14 – Hebreos 5 – Salmo 122 – Proverbios 27:15-16
© Editorial La Buena Semilla

Publicador
Publicadorhttps://www.elversiculodeldia.com/
Salvo por gracia ❤ Dios es bueno y para siempre es Su misericordia!

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Anterior PublicaciónLa paz de los hombres y la paz de Dios
Siguiente PublicaciónUna fe auténtica

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.