Espíritu de Murmuración – 1ra Parte

Espíritu de Murmuración

Inline image 1

Los israelitas fueron testigos oculares de hechos y milagros nunca antes visto por persona alguna. Tenían pruebas indubitables acerca de un Dios Todopoderoso. Ellos fueron testigo de todos los milagros que Dios había hecho en Egipto. Dios peleó por ellos para libertarlos del yugo del Faraón, y cómo Dios quebrantó el poder del Faraón, el más temido para esa época.  

          Los israelitas se olvidaron de todas las proezas que Dios había hecho por ellos. Terminaban de ver el poder de Dios manifestado en las plagas y ahora se quejan frente al mar rojo, añorando morir en Egipto por un posible ataque de su ejército. Habían adorado al Señor por el milagro del cruce del mar a pie, pero tres días más tarde estaban murmurando porque no tenían agua para beber.

        Quince días después de saciar su sed se dieron a murmurar porque les faltaba el pan. Después que se saciaron de pan, y saliendo del desierto de Sin, volvieron a murmurar porque no tenían agua. Una vez que fueron saciados, llegaron al monte del Sinaí. Estando allí comenzaron a chismear y a murmurar porque Moisés tenía mucho tiempo orando en la montaña y decidieron hacer el becerro de oro para que les condujera. Y así fue la multitud durante todo ese tiempo.

       En Números, Moisés fue objeto de murmuración. “Y los varones que Moisés envió a reconocer la tierra, y que al volver habían hecho murmurar contra él a toda la congregación, desacreditando aquel país” (Números 14:36). La actitud de Israel de murmurar aun teniendo tan cerca la provisión de Dios, tiene mucho que enseñar a la iglesia de hoy. La murmuración es un pecado y como tal hay que denunciarlo para ser sacado de raíz, este espíritu solo trae división y contiendas.

       “Las palabras del chismoso parecen blandas, y descienden hasta lo íntimo del vientre” (Proverbios 18:8).  “Al que en secreto calumnie a su prójimo, lo haré callar para siempre; al de ojos altivos y corazón soberbio no lo soportaré” (Salmos 101:5).  Las personas que calumnian y destruyen las vidas de las personas se la verán con Dios.  Una persona chismosa es aquella que trata de agradar a otros alternativamente. Busca el placer de ser escuchado  atentamente como también busca informaciones a como dé lugar para luego poder hablar y añadir la información, penosamente, por lo regular las añadiduras son altamente negativas.

      Ten cuidado de ser partícipe o jugarle el coro a Satanás por medio de las críticas destructivas porque te puede quemar como también puede convertirte igual al chismoso. Del fruto de la boca del hombre se llenará su vientre; se saciará del producto de sus labios. “La muerte y la vida están en poder de la lengua, y el que la ama comerá de sus frutos” (Proverbios18: 20-21).

Escúchamecada vez que un chismoso derrama veneno hablando mal de otra persona, brinda maldición de muerte a su propia vida, nunca prospera y todo lo que hace se le vuelve nada. Luego dice: ¿Por qué todo me sale mal?

Hay que revisarse y ser discreto para que todo vaya bien. “El chismoso revela secretos; el que es digno de confianza guarda el secreto” (Proverbios 11:13).

         La palabra del Señor es verdadera, cuando dice que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado (Mateo 12:36-37).

       El chismoso se la pasa escarbando noticias nunca buenas; para poderla derramar en su comunidad para destrucción. Como no tolera hablar de sí mismo, busca hablar de otros, no sabiendo que cada palabra que salen de su boca será medida ante el Trono de Dios. Este espíritu no tolera el silencio, por eso, es importante para él o ella hablar de algo, y qué mejor, piensa, que acabarle la vida a otro.

       Las mayorías de las personas que se dedican a este oficio de murmuración, son personas que en algún momento dado de su vida fueron maltratadoscargan con raíces de amarguras muy profundas; por lo tanto andan en esclavitud y necesitan ser liberados de esas cadenas. Muchas veces sus historias han sido muy tristes y no son discreto aun con ellos mismos. En un día y sin conocer a una persona le cuentan su trágica vida por lo que dan a entender que todavía andan en esclavitud y en resentimiento de corazón.  Dios quiere libertarte hoy.

        Muchas de estas mujeres y hombres en algunos momentos de sus vidas han visto la mano de Dios obrando en sus vidas, pero han sido mal agradecidos, ellos continúan esclavos y envolviéndose en sus propios vómitos. Los israelitas no apreciaron los milagros que Dios hizo en el desierto, se olvidaron de la Mano Poderosa de Dios en el desierto, esa actitud desagradecida los convertían en esclavos. Aunque el Faraón les dio la libertad, todavía andaban en esclavitud.

       La murmuración es una conversación en perjuicio de un ausente. Satanás nunca da la cara cuando va a destruir verbalmente a una persona, lo hace cuando la persona no está presente; él es hipócrita. De igual los chismosos tienen una habilidad de actual con hipocresía para verse bien y no dar la cara. El Espíritu Santo me hace saber cuándo una persona me miente.

       Las personas que se dedican a destruir con conversaciones negativas hacia otra persona, son enviados de Satanás para destruir un hogar, una relación, pero sobre todo una congregación de hermanos en Cristo. La murmuración no es la sana crítica, o la reprensión bíblica 2 Ti. 4: 2-sino-una-herramienta del diablo para destruir con la lengua.

      Hay una protección sobre los hijos de Dios acerca del espíritu de murmuración. Cuando un hijo de Dios anda con la verdad, la espada de Dios lo cubre y lo libra de los dardos del enemigo. A Dios no le agrada que hablen mal de nadie ni mucho menos de unos de sus ungidos. Dios no consintió que nadie agraviase a sus escogidos y por causa de ellos castigó a los reyes. “No toquéis, dijo, a mis ungidos, ni hagáis mal a mis profetas” (Salmos 105: 14, 15).

Mi pregunta es la siguiente: ¿Qué puedes esperar de una persona que habla mal de otros?  Obviamente la repuesta sería qué hablará también mal de ti.

Señor Jesucristo, que “Sean gratos los dichos de mi boca delante de ti, Oh Jehová” Salmo 19:14.

Por: B. Flores

Publicador
Publicadorhttps://www.elversiculodeldia.com/
Salvo por gracia ❤ Dios es bueno y para siempre es Su misericordia!

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Anterior PublicaciónLos tiempos de silencio
Siguiente PublicaciónEspíritu de Murmuración – 2da Parte

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.