Es un fin, no un trayecto

En la mañana de hoy, mientras venía en el taxi, estuve escuchando una reflexión que concluyó diciendo que la felicidad es un trayecto no un fin. Manteniéndome solamente en esa frase puedo decir que no comparto la misma, pues la felicidad, la verdadera felicidad, es un fin, no un trayecto y te diré por qué.

La Palabra de Dios dice en Juan 14:27 “La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo”. También dice en Juan 16:21-33 “Cuando la mujer está para dar a luz, tiene aflicción, porque ha llegado su hora; pero cuando da a luz al niño, ya no se acuerda de la angustia, por la alegría de que un niño haya nacido en el mundo. Por tanto, ahora vosotros tenéis también aflicción; pero yo os veré otra vez, y vuestro corazón se alegrará, y nadie os quitará vuestro gozo. En aquel día no me preguntaréis nada. En verdad, en verdad os digo: si pedís algo al Padre, os lo dará en mi nombre. Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid y recibiréis, para que vuestro gozo sea completo. Estas cosas os he hablado en lenguaje figurado; viene el tiempo cuando no os hablaré más en lenguaje figurado, sino que os hablaré del Padre claramente. En ese día pediréis en mi nombre, y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros, pues el Padre mismo os ama, porque vosotros me habéis amado y habéis creído que yo salí del Padre. Salí del Padre y he venido al mundo; de nuevo, dejo el mundo y voy al Padre. Sus discípulos le dijeron: He aquí que ahora hablas claramente y no usas lenguaje figurado. Ahora entendemos que tú sabes todas las cosas, y no necesitas que nadie te pregunte; por esto creemos que tú viniste de Dios. Jesús les respondió: ¿Ahora creéis? Mirad, la hora viene, y ya ha llegado, en que seréis esparcidos, cada uno por su lado, y me dejaréis solo; y sin embargo no estoy solo, porque el Padre está conmigo. Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tenéis tribulación; pero confiad, Yo he vencido al mundo”.

RECUERDA, DIGO QUE LA FELICIDAD ES UN FIN, MÁS QUE UN TRAYECTO, PUES LA VERDADERA FELICIDAD LA TENDREMOS CUANDO NOS ENCONTREMOS FRENTE A FRENTE CON EL SEÑOR CRISTO JESÚS, SI LE HEMOS RECONOCIDO COMO ÚNICO Y SUFICIENTE REY, SEÑOR Y SALVADOR. DURANTE NUESTRA EXISTENCIA AQUÍ, PASAREMOS SITUACIONES QUE SERÁN AFLICCIÓN PARA NUESTRAS VIDAS. PERO SOBRE TODO, DEBEMOS DE TENER CONFIANZA PLENA EN CRISTO JESÚS. ¿YA LO TIENES EN TU VIDA? SI LO TIENES, ENTONCES YA PODRÁS EXPERIMENTAR LA VERDADERA FELICIDAD.

Dios te bendiga,

Luis Manuel Polanco Schott

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Anterior PublicaciónLos de limpio corazón
Siguiente PublicaciónDar todo


Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.