El Único Juez

NO JUZGUÉIS…

jusgandoPROVERBIOS 25:7b-8 “Lo que atestigües con tus ojos no lo lleves de inmediato al tribunal, pues ¿qué harás si a fin de cuentas tu prójimo te pone en vergüenza?”

 

En muchas ocasiones acostumbramos sólo a observar y criticar todo de las demás personas sin primero revisarnos a nosotros mismos, tal como la historia siguiente:

Una pareja de recién casados, se mudó para un barrio muy tranquilo. En la primera mañana en la casa, mientras tomaba café, la mujer reparó a través de la ventana que una vecina colgaba sábanas en el tendedero y dijo: –“Quizás necesita un jabón nuevo… ¡Ojalá pudiera ayudarla a lavar las sábanas!”.-. El marido miró y quedó callado. Élla continuó hablando: –“Qué sábanas tan sucias cuelga la vecina en el tendedero!”-.

 

Y así, cada dos o tres días, la mujer repetía su discurso, mientras la vecina tendía sus ropas al sol y el viento. Al mes, la mujer se sorprendió al ver a la vecina tendiendo las sábanas limpiecitas, y dijo al marido: –“¡Mira, élla aprendió a lavar la ropa! ¿Le enseñaría otra vecina?”  El marido le respondió: –“¡No, hoy me levanté más temprano y lavé los vidrios de nuestra ventana!”-.

Y la vida es así. Todo depende de la limpieza de la ventana, a través de la cual observamos los hechos. Antes de criticar, quizás sería conveniente chequear si hemos limpiado el corazón para poder ver más claro. Entonces podremos ver claramente la limpieza del corazón de los demás.

 

Una de las cosas que nos hace muy humanos, y no necesariamente en el buen sentido de la palabra, es nuestra velocidad para emitir juicio. Ante una situación y muy a menudo cuando observamos el comportamiento de nuestro prójimo, analizamos los datos disponibles y con pasmosa velocidad llegamos a una conclusión, usualmente condenadora y la mayoría de las veces errónea.

 

Desde el punto de vista de las probabilidades es muy posible que estemos en lo correcto pues el pecado es la norma y no la excepción, pero en un juicio no podemos basarnos en probabilidades sino en hechos y evidencias sólidas.

Usualmente no conocemos todos los detalles de un asunto pero eso no nos impide que lleguemos a una conclusión como si lo supiéramos todo al respecto.  Ese afán por emitir un juicio a pesar de no contar con todos los detalles es lo que nos mete en problemas muchas veces.

En primer lugar porque estamos llegando a conclusiones erróneas por no tener toda la información del caso y segundo porque lo más probable es que comentemos nuestro juicio con otros y nos convirtamos en portadores de chismes e intrigas.

 

El Señor Jesús fue muy claro al respecto y a quienes caen es este error los llama hipócritas: »No juzguen a nadie, para que nadie los juzgue a ustedes. Porque tal como juzguen se les juzgará, y con la medida que midan a otros, se les medirá a ustedes. »

 

¿Por qué te fijas en la astilla que tiene tu hermano en el ojo, y no le das importancia a la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: “Déjame sacarte la astilla del ojo”, cuando ahí tienes una viga en el tuyo? ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás con claridad para sacar la astilla del ojo de tu hermano.

 

Infinidades de veces sólo nos detenemos a criticar y mal pensar de nuestros semejantes sin mirarnos y analizarnos a nosotros mismos. Debemos primero examinarnos interiormente para sacar conclusiones de los demás. En todo caso, debemos ayudarnos unos a otros a llevar las cargas.

 

Necesitamos apoyarnos los unos a los otros, consolarnos los unos a los otros, ayudarnos mutuamente y aconsejarnos los unos a los otros y así fortalecernos en medio de la adversidad, porque la adversidad no debilita al hombre sino que muestra lo que es.

Es en los momentos de debilidad, lucha, adversidad y falla que necesitamos al hermano, porque no decidirnos a estar dispuestos a soportar las cargas de los demás. Recordemos que el único juez es el Señor Jesús y a ÉL todos tendremos que dar cuenta de nuestras acciones u omisiones.

 

ORACIÓN: Señor perdóname porque muchas veces he juzgado al que me ha fallado y me he retirado de él/ella y no he querido llevar su carga, pero hoy encuentro que es necesario aprender a soportar las cargas de esas personas así como Tú has soportado mis cargas y mis fallas. Quiero extenderme hacia los demás con una nueva actitud y sé que en esto Tú me ayudarás y me sostendrás. En el nombre de Cristo. Amén

 

Mildred Natera
Mildred Naterahttps://www.elversiculodeldia.com
Una sierva para la gloria de Dios!

Ads

 

advertise

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Ayúdanos a compartir Su Palabra...

Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. Marcos 16:15

YOUTUBE

FACEBOOK

INSTAGRAM

TWITTER

PINTEREST

VIMEO

EMAIL (Suscripción)

Recibelo diario.

WHATSAPP #1

Recibelo diario.

WHATSAPP #2

Recibelo diario.

WHATSAPP #3

Recibelo diario.

TELEGRAM

Recibelo diario.

TIKTOK

Recibelo diario.

CREAR POSTAL

Crea hermosa postal
Con tu versiculo favorito!

Anterior PublicaciónLa FE en Jesus
Siguiente PublicaciónEl Caleidoscopio del niño

Más 130,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.