El elogio de la lentitud

 

ElElogioDeLaLentitud2a PEDRO 3:9 “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza.”

 

Si hubiera un concurso para determinar cuál es la virtud más popular, podríamos pensar que «rápido» derrotaría a «mejor». Muchas partes del mundo parecen estar obsesionadas con la velocidad. Sin embargo, la locura de lo «rápido» nos está conduciendo rápidamente a ninguna parte. «Ha llegado la hora de poner un freno a nuestra obsesión de hacer todo con más rapidez», dice Carl Honoré en su libro El Elogio De La Lentitud. «La velocidad no es siempre la mejor política».

 

Según la Biblia, tiene razón. Pedro advirtió que, en los últimos días, la gente dudaría de DIOS porque parece lento («retarda») en cumplir Su promesa de regresar. No obstante, también señaló que Su aparente lentitud es algo bueno. En realidad, el Señor está demostrando Su paciencia al dar más tiempo para que la gente se arrepienta, y también al ser coherente con Su carácter, que es paciente o tardo para la ira.

 

Nosotros también debemos ser lentos para enojarnos y para hablar. Según Santiago, la «prontitud» está reservada para nuestros oídos. Se supone que debemos ser rápidos para escuchar.

Pensemos cuántos problemas podríamos evitarnos si aprendiéramos a escuchar (escuchar en serio, no sólo parar de hablar) antes de decir algo. En nuestro apuro por alcanzar las metas y cumplir con los plazos, acordémonos de acelerar los oídos y desacelerar el carácter y la lengua.

 

Dice un proverbio africano: “Vosotros, el primer mundo, tenéis los relojes, pero nosotros tenemos el tiempo”.

Que el Señor nos ayude a ser más calmados y a saborear ese bien tan precioso que nos ha dado, «el tiempo», aprendiendo a escuchar más y a hablar menos.

Cuando estés a punto de perder la paciencia con alguien,Error! Hyperlink reference not valid.

recuerda lo paciente que ha sido DIOS contigo.

 

ORACIÓN: Señor, ayúdame a ser más calmado en mis actos y a poder saborear lo que pasa a mi alrededor gozando del tiempo que me prestas. También ayúdame a saber escuchar más y de hablar menos. En el nombre de Cristo, amén.

Mildred Natera
Mildred Naterahttps://www.elversiculodeldia.com
Una sierva para la gloria de Dios!

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Anterior PublicaciónUna despedida
Siguiente PublicaciónCorazonez agradecidos

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.