El Brazalete de entrada

 Cuando llegamos a un hotel o a algún otro establecimiento que lo amerite, se nos coloca un brazalete para tener acceso al lugar o pase por los días que estaremos, en el caso de un hotel. Si no tenemos ese brazalete puesto, no podemos pasar y el acceso nos puede ser restringido. Existen lugares de diversión, por ejemplo, que son rentados para un cumpleaños, y al llegar allí además de ponerte el brazalete, deben verificar que estés en la lista de invitados. Todas estas medidas buscan tener control sobre quien entra o no.

 

La Palabra de Dios dice en Efesios 2:12-18 “En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo. Porque Él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz, y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades. Y vino y anunció las buenas nuevas de paz a vosotros que estabais lejos, y a los que estaban cerca; porque por medio de Él los unos y los otros tenemos nuestra entrada al Padre en un mismo Espíritu”. También dice en Efesios 3:8-13 “A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, me fue dada esta gracia de anunciar entre los gentiles el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo, y de aclarar a todos cuál sea la dispensación del misterio escondido desde los siglos en Dios, que creó todas las cosas; para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales, conforme al propósito eterno que hizo en Cristo Jesús nuestro Señor, en quien tenemos seguridad y acceso con confianza por medio de la fe en Él; por lo cual pido que no desmayéis a causa de mis tribulaciones por vosotros, las cuales son vuestra gloria”. Además dice en Hebreos 10:19 “Entonces, hermanos, puesto que tenemos confianza para entrar al Lugar Santísimo por la sangre de Jesús”.

 

RECUERDA, PARA ENTRAR EN ALGUNOS LUGARES NECESITAMOS PRIMERO OBTENER EL ACCESO. PERO, PARA ENTRAR EN LA PRESENCIA DE DIOS, DEBEMOS TENER PRIMERO A CRISTO JESÚS EN NUESTRAS VIDAS COMO SEÑOR, REY Y SALVADOR PERSONAL. ÉL ES QUIEN NOS DA EL ACCESO A DIOS PADRE Y SI LE ACEPTAMOS ENTONCES TENDREMOS NUESTRO NOMBRE ESCRITO EN EL LISTADO MÁS IMPORTANTE QUE ES EL LIBRO DE LA VIDA, DE LA VIDA ETERNA EN DIOS. ¿YA LO TIENES CONTIGO? ¿YA TU NOMBRE ESTÁ INSCRITO?

 

Dios te bendiga,

 

Luis Manuel Polanco Schott

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Anterior PublicaciónLo dejo todo en Tus manos, Señor
Siguiente PublicaciónGenesis 26 – Isaac en Gerar

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.