¿Cuán poderosa es la sangre de Cristo?

 

sangre1a JUAN 1:7 “Pero si vivimos en la luz, así como Él está en la luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesucristo nos limpia de todo pecado”.

 

En una ocasión, en un servicio de adoración de una iglesia una joven a la que la habían invitado, sintió fuertemente en su corazón el llamado de DIOS. Ella respondió positivamente y aceptó a Jesucristo como Su Salvador.

 

Aquella mujer tenía un pasado muy oscuro. Había estado envuelta en drogas, alcohol y prostitución. Pero el cambio en su vida fue inmediato y evidente en todos los aspectos. Con el pasar del tiempo, ella se convirtió en una miembro fiel de la iglesia y comenzó a servir como maestra de niños. Tiempo después, el comportamiento de esta joven captó la atención del hijo del pastor de la iglesia, y nació entre ellos una relación amorosa.

 

Cuando comenzaron a hablar de casarse, surgieron problemas en la iglesia. Muchos de los miembros consideraban que el hijo del pastor no debía casarse con una mujer que tuviera ese tipo de pasado. Un espíritu de rumor, chisme y juicio comenzó a hacerse sentir fuertemente en la iglesia, a tal punto que el pastor citó a todos los miembros a una reunión para discutir el asunto.

 

A medida que en la reunión se expresaban los distintos puntos de vista, las tensiones se hacían cada vez más fuertes. Al mismo tiempo aquella joven, centro de la discusión, se iba sintiendo cada vez más incómoda acerca de todas las cosas que habían salido a relucir de su pasado. Hasta que, visiblemente afectada, comenzó a llorar.

 

Fue entonces que, no pudiendo soportar más el dolor por el que su prometida estaba pasando, el hijo del pastor se puso de pie y comenzó a hablar: “Yo creo que no es el pasado de mi futura esposa lo que se está juzgando aquí en esta noche. Realmente lo que ustedes están debatiendo es la capacidad de la sangre de Jesucristo para lavar los pecados. Hoy, ustedes han juzgado la sangre de Jesús. La pregunta es: ¿Es capaz esta sangre de limpiar los pecados o no?”

Por un minuto, hubo silencio absoluto, hasta que todas aquellas personas fueron dándose cuenta que habían estado denigrando el poder de la sangre de nuestro Señor Jesucristo, y muchos comenzaron a sollozar.

 

La Biblia dice que “si confesamos nuestros pecados, ÉL es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.” (1a Juan 1:9). Dice, “limpiarnos de toda maldad.” No dice de “alguna” maldad o “de parte” de nuestra maldad. No importa cuán negro y turbulento haya sido tu pasado.

 

Si tú te arrepientes sinceramente y confiesas tus pecados de todo corazón delante de DIOS, la sangre de Cristo es poderosa para perdonarte y limpiarte de todos tus pecados y hacerte una nueva criatura.

 

ORACIÓN: Padre Santo, gracias por la preciosa sangre de Cristo derramada en la cruz. Confieso mis pecados y te pido perdón. Ahora sé que he sido justificado ante Ti, y he sido limpiad@ de una vez y para siempre. En el nombre de Jesús, Amén.

 

Mildred Natera
Mildred Naterahttps://www.elversiculodeldia.com
Una sierva para la gloria de Dios!

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Anterior PublicaciónReflexiones – El gran samurai
Siguiente PublicaciónOra por tu ciudad

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.