Buen Día – Rendirse en lugar de aparentar

Creo que uno de los errores más comunes que cometemos las personas es hacer las cosas por aparentar que estamos complaciendo a otros. Pero esto solo lleva a la frustración y a sentirse actuando como hipócritas.

Esforzarse por aparentar es un error, y también lo es aparentar ser espiritual, porque no es por tu gran esfuerzo que se consigue que Dios te ayude, sino por tu rendición a Él.
Te pregunto, ¿Si todo depende de tu esfuerzo para que necesitas al Señor?

Cuando somos nosotros los que tratamos en nuestras fuerzas significa que estamos haciendo a un lado al Señor; pero cuando nos rendimos a Él, entonces Su poder se manifestará en nosotros.

Es por eso por lo que el apóstol Pablo dijo que el Señor le había revelado lo siguiente, “Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo”. (2 Corintios 12:9 – RVR60)

A mi juicio, esto es equivalente a decir, “dejo de esforzarme por lo que no puedo hacer, y me entrego al que todo lo puede al Dios todopoderoso”
Si algo quiere el Señor es nuestro corazón, asi, hacemos lo que es posible en nuestro ambiente natural, pero que le dejamos lo sobrenatural a Él, para que Su poder se manifieste en nosotros.

Todo lo que tiene que ver con Dios se alcanza por fe, es decir, por confiar totalmente en aquel que todo lo puede, aquel que todo lo sabe y en aquel que nos entregó a su hijo para que fuera nuestro camino al cielo.

Es en Jesús que tenemos todo lo que necesitamos, pero no por nuestro esfuerzo por aparentar ser buenos cristianos, sino por nuestra humilde rendición a Él. En el evangelio de Juan capítulo 10, verso 10, el Señor nos lo dejó totalmente claro cuando dijo “…yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (b) (RVR60)

“Jesús vino para darnos salvación y vida eterna, pero también para traernos paz, una paz real profunda establecida en nuestro interior, tan poderosa que nos libera de las preocupaciones y de los afanes de la vida, también nos da alegría, una que es diferente a la alegría pasajera, es un estado de gozo permanente, que se manifiesta independientemente de las circunstancias que estemos viviendo; adicionalmente nos trajo el amor, uno que es fundamental, incondicional y que supera cualquier error y las faltas que cometamos, porque la máxima expresión de Dios es el amor”.

Le invito para que busque al Señor, no para aparentar ser espiritual, sino para rendirse a Sus pies y así dejar que sea Él quien gobierne y quien te guie.

Oremos, “Amado Padre Celestial, gracias te damos por tu inmenso amor. Porque derramas para nuestra vida, paz y gozo. Señor hoy reconozco que me he esforzado en querer ser espiritual en lugar de dejarte actuar; por eso hoy me rindo ante ti, te doy mi ser, mi vida y mi voluntad para que seas Tu quien gobierne y me guíes a toda verdad y justicia, lo declaro en el Nombre de Jesús, Amén”

Versículo “…Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia”. Juan 10:10(b) (RVR60)

Buen Día
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Anterior Publicación1 Juan 3:4 #LBLA @ibcrd
Siguiente PublicaciónPostal – Una vida de rectitud

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.