Buen Día – Deseos personales y la obediencia a Dios

Todos los seres humanos tenemos anhelos y sueños de algo. Quizás para que algunas circunstancias o personas sean diferentes, o tal vez se desea tener algo de lo que se carece, o incrementar lo que ya se tiene.

Surge la pregunta ¿Cómo se reacciona ante esto?, creo que en multitud de casos las personas se ven tentadas a buscar la satisfacción de esos anhelos o sueños actuando por ellos mismos y muchos haciéndolo en contra de lo que establece la Palabra de Dios.

En la Biblia encontramos ejemplos de personas que desearon algo y lo buscaron por sí mismos sin medir las consecuencias, por ejemplo, “Eva deseó el fruto del árbol prohibido y se dejó seducir con mentiras para obtenerlo; Sara, pensó que el hijo de la promesa no iba a llegar por medio de ella, sino que actuó por su cuenta usando a su sierva; David siendo rey deseó a Betsabé llevándolo a producir engaños que causaron mucho daño y muerte”.

Es curioso que en cada uno de estos casos, el deseo de ellos fue más fuerte que su dominio propio y que su convicción de ser obedientes al Señor y actuaron en su propio albedrio para lograr lo que querían, aunque ellos conocían lo que el Señor les había pedido, conocían Sus instrucciones, pero fue más fuerte la tentación y el deseo, tanto que los llevó a pensar que  ellos podían actuar en sus fuerzas y capacidades, en sus emociones y escuchando voces falsas, para lograr el objetivo deseado; pero estas decisiones tuvieron grandes consecuencias negativas para sus vidas.

Adán y Eva fueron sacados del paraíso, Abraham tuvo que despedir a la sierva Hagar con su hijo porque no era el hijo de la promesa de Dios creando una enemistad que no termina, el rey David perdió a su primer hijo con Betsabé y le fue negada la posibilidad de construirle un templo al Señor.

Todo esto surge porque a veces se piensa que sabemos más que Dios, pero este es un gran error, Dios todo lo sabe, Él te creo y por lo tanto conoce lo que tu sientes y lo que anhelas.

En la Biblia en el libro del profeta Isaías capítulo 48, versos 17 y 18 dice “Así dice el Señor, tu Redentor, el Santo de Israel: «Yo soy el Señor tu Dios, que te enseña lo que te conviene, que te guía por el camino en que debes andar. Si hubieras prestado atención a mis mandamientos, tu paz habría sido como un río; tu justicia, como las olas del mar”. (NVI)

Dios te quiere mostrar y llevar por el sendero que te conviene, Él proveerá de todo lo que necesitas, pero además concederá los anhelos de tu corazón. Quizás no de la forma en la que tu quieres o piensas, pero te aseguro que Él te sorprenderá. Tu tarea es ser obediente a Su Palabra, ser fiel en todo lo que te pide, porque de esta manera tendrás paz y serás altamente bendecido(a).

Oremos “Amado Padre Celestial, confieso que a veces mis impulsos naturales y emocionales me llevan a tomar decisiones y acciones que no están acorde con Tu Palabra. Te pido que me fortalezcas interiormente para tener mayor dominio propio. Sé que concederás los anhelos de mi corazón y que me guiaras por los caminos del bien, lo creo y declaro en el Nombre de Jesús. Amén”

Versículo “Así dice el Señor, tu Redentor, el Santo de Israel: Yo soy el Señor tu Dios, que te enseña lo que te conviene, que te guía por el camino en que debes andar”.  Isaías 48:17 (NVI)

Buen Dia
Juan C Quintero
www.buendiatodoslosdias.com

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.