¿Atrapados por el desánimo?

desanimo
HABACUC 1:2 “¿Hasta cuándo, Señor, he de pedirte ayuda sin que tú me escuches? ¿Hasta cuándo he de quejarme de la violencia sin que tú nos salves?”

¿Te sientes atrapado por el desánimo? Si es así, no eres el único. En algún momento, todos experimentamos algún tipo de desilusión. La frustración es la reacción inicial normal. Pero si permites que permanezca durante mucho tiempo, puede convertirse en desánimo. Cuando es así, no hay ninguna sensación de gozo o alegría, no importa lo que tú hagas.

Las circunstancias que desencadenan estas emociones pueden ser inevitables, pero nuestra manera de responder la decidimos nosotros. Podemos dejar que la tristeza abrume nuestras almas, o enfrentar la situación con valentía y someterla a Aquel que puede ayudarnos.
Vivir en el desánimo divide a la mente, haciendo difícil concentrarse en algo que no sea nuestro dolor. Entonces la ira se convierte en habitual, y buscamos a alguien a quien culpar —ya sea a DIOS, a las personas a nuestro alrededor, o a nosotros mismos—.

La frustración que no se maneja bien puede convertirse en depresión, lo que a su vez puede alejarnos de los demás —la gente no disfruta de la compañía de alguien amargado y derrotado—. Este aislamiento conduce a baja autoestima. Por último, podemos tomar decisiones equivocadas basadas en nuestras emociones, en vez de la verdad. Obviamente, elegir esta actitud autodestructiva no es lo que DIOS quiere para nuestras vidas.

Aunque todos enfrentaremos el desánimo, no debemos regodearnos en él. En vez de éso, DIOS quiere que le confiemos todo, aún nuestras expectativas no satisfechas y las tristezas más profundas. Recuerda que hay un propósito divino en todo lo que ÉL permite que toque las vidas de Sus hijos.
El desánimo puede robar la paz, la alegría y el contentamiento. Pero tenemos una gran noticia si te sientes desanimado: ¡tú no tienes que seguir así!  Conocemos personas que parecían estar en una situación irremediable. Pero unos años más tarde, estaban en una situación excelente, ya fuera en términos de sus circunstancias o de sus emociones. ¿La razón? Nunca se dieron por vencidas. En vez de entregarse a la autocompasión, optaron por creerle a DIOS, dar un paso de fe, y salir del foso emocional.

¿Vives en una espera ansiosa de lo que el Señor hará? ¿O has decidido permanecer en las profundidades de la desesperación? Convierte tu desánimo en una petición de ayuda a DIOS. ÉL puede renovar tus esperanzas y evitar que las emociones negativas dominen tu vida.

ORACIÓN: Padre Santo, ayúdame a discernir que detrás de cada evento o circunstancia de la vida está el control de Tu poderosa mano. Quiero confiar en Tí de todo corazón para no caer en el desanimo ni que nada ni nadie pueda robarme el gozo de tu Espíritu. En el nombre de Jesús, amén.

Mildred Natera
Mildred Naterahttps://www.elversiculodeldia.com
Una sierva para la gloria de Dios!

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Anterior PublicaciónPerdona y Vive
Siguiente Publicación¿Está alguno entre vosotros afligido?

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.