Aprendiendo a amar

Aprendiendo a amar

Inline image 1

Felicidad… 


“El maestro de la ley contestó: –'Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente'; y 'ama a tu prójimo como a ti mismo.'  Jesús le dijo: –Has contestado bien. Si haces eso, tendrás la vida."  Lucas 10: 27-28  

 La felicidad para algunos es acumular riqueza, obtener un buen empleo, que nuestros deseos se cumplan, ganarnos un nombre y fama.  Sin embargo, sólo aquellos que están contentos con su vida y se sienten felices con la felicidad de otros realmente han comprendido en qué consiste la verdadera felicidad.

El gozo que uno obtiene de los placeres externos es temporal.  La verdadera felicidad puede disfrutarse por dentro.  Cuando nuestros pensamientos son puros, cuando no nos preocupamos por nimiedades, sólo entonces, podemos disfrutar de la verdadera felicidad.

"Felicidad" es un estado mental.  Uno pudiera estar feliz cuando nuestros parientes o amigos alcanzan un buen nombre o fama.  Por otro lado, la misma persona pudiera no sentirse feliz cuando alguien más la obtiene.

La gente grande es aquella que se siente feliz cuando los demás son felices.  (Deepthi Ayyappan – 2008, India)

Creo que el autor de la reflexión de hoy da en el blanco cuando plantea, a manera de conclusión, que la gente grande (importante) es aquella que se siente feliz cuando los demás lo son.

Hoy, vemos mucho de lo contrario: una búsqueda incesante de la felicidad propia, aún a costa de la infelicidad y tragedia de los que nos rodean.  Así vemos como los que tienen abusan de los que no tienen, los que saben de los que no saben, los que tienen contactos importantes de los que no los tienen.  Hagamos un alto y decidamos cambiar.  Si queremos ser genuinamente felices, necesitamos ayudar a los demás a serlo también.

A final de cuentas, Dios no nos creó como islas sino para habitar en familia. Raúl Irigoyen.

OREMOS: Gracias Señor por las muestras de tu amor.  Ayúdanos, Padre para encontrar la verdadera felicidad ayudando a otros.  Por Jesucristo nuestro Señor, amén.

Publicador
Publicadorhttps://www.elversiculodeldia.com/
Salvo por gracia ❤ Dios es bueno y para siempre es Su misericordia!

Aquí puedes Comentar o Responder a esta Publicación

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Anterior PublicaciónTentador
Siguiente PublicaciónReflexiones – Padre e Hijo

Más 122,000+ Lectores

Síguenos y recibe contenido fresco cada día de elversículodeldía.com

Suscríbete!

Suscríbete, no te pierdas nuestras publicaciones.

YouBlessing

Log In

Or with username:

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.